Inicio > Secundaria

Un viaje a encontrarnos con Jesús Resucitado

Un viaje a encontrarnos con Jesús Resucitado

Victoria Cornet, alumna de 4º año B, nos cuenta su vivencia de la Pascua junto a la comunidad de La Soledad.

El 24 de marzo emprendimos un viaje a nuestros sueños, proyectos e ideales. Solo bastaron unos pocos kilómetros para encontrarnos con la vulnerabilidad y la pobreza, con la gente no escuchada, no respetada, no amada, no acompañada, no aceptada, fuimos a encontrarnos con Cristo.

Un grupo de jóvenes salimos a su encuentro con una gran esperanza, no con la intención de ayudar, si no con la de compartir la vida, contagiar fe, escuchar, amar y acompañar. Nuestra meta era llegar era hacerlos sentir aceptados, queridos,  poner a su servicio todo lo que tenemos, y poder curar las heridas a ese Cristo débil, marginado, del cual nadie se ocupa.

Les cuento esta fue la segunda vez que comparto la Semana Santa con mis hermanos de La Soledad. No me siento capaz de dar un gran testimonio, pero si contar mi experiencia, que me ayudó a  encontrarle un sentido a mi vida. Cómo decía Madre Teresa de Calcuta: “Pasamos demasiado tiempo ganándonos la vida, pero no el suficiente tiempo viviéndola”.

A los 13 años di un pequeño paso al costado e intente mirar no tan sólo en mi camino, sino también lo que había alrededor de ese, mi camino… y Dios se me cruzó con este maravilloso pueblo “La Soledad”.

Ignorante y sin esperanza, volvía de mis misiones angustiada y estremecida por las condiciones en las que vivían aquellas personas a las que tan rápidamente les había tomado cariño, temiendo que se rompa la esperanza, la libertad. Conté siempre con el cálido recibimiento y apoyo de un  grupo  grande con el que trabajamos hace varios años: Hermanas, egresadas, alumnos y profesores que son mi ejemplo y me enseñan todo lo que puedo poner en práctica y aun más; todos ellos son esenciales en mi camino.

Con su apoyo y la guía de Dios fui entendiendo una verdad mucho más grande que la realidad visible de la vida en La Soledad: La enorme riqueza que tiene su gente, riqueza que no tiene nada que ver con las condiciones de las circunstancia, ni con lo material, ni con el dinero, es una riqueza tan grande que no es equivalente a las riquezas de las empresas, ni la de los bancos, ni de los gobiernos: es la riqueza del corazón, de los abrazos que recibo de cada uno de los niños que me enriquecen el alma más que cualquier cosa material en este mundo cada vez que llego. La alegría de la gente que al vernos a lo lejos caminar por el pueblo, nos preparan unas sillas para sentarnos, convidarnos unos mates y un bollo, esperando compartir con nosotros todo lo que tienen.

La emoción incontrolable al ver que un niño que tiene dos caramelos le dice a otro que no tiene ninguno, “tomá, agarrá”, al final los comparte. Tener esos dos caramelos significa para ellos la alegría de la semana.

Nosotros llegamos a La Soeldad a compartir nuestra fe, nuestras habilidades, los escuchamos les brindamos todo nuestro apoyo y en este compartir  aprendemos de su sencillez y predisposición. Nos abren las puertas de su intimidad, de sus problemas y de sus alegrías. Nos esperan ansiosamente dos semanas para vernos y volver a formar parte de sus vidas, nos enriquecemos mutuamente.

Así volvimos el 26 de marzo a Tucumán, enriquecidos, con el corazón estirado al límite, con más enseñanzas en un día que las que tuvimos en años. Confirmando la frase “el que menos tiene más comparte” regresamos felices porque habíamos estado cerca de Jesús y porque en esta Semana Santa experimentamos más que nunca la Pascua, la buena noticia, el paso de la muerte a la vida!!! Y sobre todo con unas grandes ganas de volver.

Imágenes

  • Un viaje a encontrarnos con Jesús Resucitado
  • Un viaje a encontrarnos con Jesús Resucitado
  • Un viaje a encontrarnos con Jesús Resucitado
  • Un viaje a encontrarnos con Jesús Resucitado

Información Relacionada

  • Otro año en acción por La Soledad14 marzo, 2016 Otro año en acción por La Soledad En el mes de Febrero el equipo de Voluntariado del Colegio Santa Rosa visitó La Soledad y se encontró con caminos inaccesibles y vecinos limitados en sus derechos básicos. En la primera […]
  • Conociendo a Jesús predicamos con hechos y palabras la Buena Nueva26 enero, 2016 Conociendo a Jesús predicamos con hechos y palabras la Buena Nueva Todas las semanas un grupo de niñas y niños trabajan junto con sus catequistas para realizar un aprendizaje  gradual en la animación litúrgica misionera en diferentes espacios. El […]
  • Un acto de solidaridad para la población de La Soledad luego de las inundaciones29 marzo, 2015 Un acto de solidaridad para la población de La Soledad luego de las inundaciones Rossana Aguilar, una de las coordinadoras del voluntariado de nuestro colegio, explica cómo trabajó toda la comunidad para ayudar a nuestros hermanos damnificados
  • Milagro de barro3 enero, 2017 Milagro de barro Niños del pueblo de La Soledad recibieron el mes de diciembre pasado por primera vez a Jesús Sacramentado. Los prepararon catequistas del equipo del Voluntariado. El sacerdote Domingo […]