Inicio > Noticias Generales

Desconectarse para Conectarse

Desconectarse para Conectarse

Alejandro Schujman, psicólogo argentino, especialista en niños, jóvenes y familia, autor de varios libros, estuvo invitado por la Fundación OSDE al colegio para dar una charla en como “Ser padres, ser hijos en la era de la virtualidad”.

Mucho más de lo que creemos está en nuestras manos.
No es tarea sencilla crecer en estos tiempos, en medio de tanta tecnología y tantos aparatos, y tampoco es tarea sencilla ser padres y educar en medio de una maraña de redes sociales, en la cual lo nuevo se impone segundo a segundo. Tan conectados estamos hoy que no nos comunicamos. Tantas imágenes recibimos y subimos a la web; tanto hay para ver que a veces nos falta el tiempo para mirarnos cara a cara. Es tanta la información de todo tipo y sobre todos los temas que a veces pareciera que las palabras han perdido su valor y las preguntas su sentido.
Las enormes innovaciones tecnológicas en el campo de la comunicación y circulación de la información transformaron nuestras sociedades, nuestros modos de vida y vínculos de manera profunda. En este contexto complejo, sin embargo, de algo podemos estar seguros: la esencia de las personas que educamos sigue siendo la misma. Como seres humanos en formación necesitan la certeza del amor incondicional, que acepta y acoge al otro sin reservas y al mismo tiempo es capaz de establecer y sostener límites que ayudan a crecer. En torno a estas premisas se desarrollaron los encuentros con directivos, equipos docentes, padres y alumnos del colegio y de ambas sedes con el licenciado Alejandro Schujman.
En un primer momento del encuentro con integrantes del departamento de Orientación Escolar, equipos directivos y docentes de los distintos niveles y sedes se abordaron las principales problemáticas que preocupan cotidianamente en las aulas y se compartieron aquellas acciones y estrategias que se ponen en práctica desde nuestra comprensión de la educación como el proceso de “aprender a ser, que posibilita el desarrollo de la persona de acuerdo a una escala de valores que se confronta y comparte con otras propuestas legítimas en un marco de libertad y respeto” .

El segundo momento de la jornada consistió en una charla para padres e hijos, de la que también participaron docentes, preceptores, secretarias, tutores y directivos. Más que una disertación sobre el tema, y a pesar de la dificultad que podría suponer un público tan numeroso, fue una oportunidad para el diálogo y un tiempo valioso para compartir experiencias y puntos de vista, anécdotas de otros tiempos –no muy lejanos- y “fórmulas” para seguir cultivando en la familia y en las aulas el respeto y el cuidado del otro.

 

En una sociedad como la nuestra, que se presenta cargada de tensiones, malestar y agresividad con frecuencia canalizados a través de las redes sociales, buscamos construir la paz y educar para la paz promoviendo el uso saludable de la tecnología y las redes sociales. Educamos para la resolución de conflictos planteados por el uso inadecuado de las redes a través de herramientas que impulsan el diálogo y la escucha, y brindando la posibilidad de cultivar de diversas maneras la interioridad y el silencio frente al desgaste psicológico que conlleva la continua exposición de lo que pensamos y sentimos.
En una entrevista realizada por Página Educativa, Alejandro Schujman expresaba lo siguiente:
– ¿Cómo le digo a mi hijo que use menos el teléfono celular?
– Primero debo predicar con el ejemplo. Hacer valer las normas.
En un colegio donde trabajé, los lunes los chicos debían contarse cara a cara lo que habían hecho el fin de semana y después lo hacían con otros cursos. De esa forma tenían la obligación de hablar entre ellos. Los teléfonos en el colegio se apagan. No deben usarse. Debemos interactuar con el otro. Alentar a los chicos a que usen la palabra, darle a la palabra el valor que tiene. No ser puro teclado.
– ¿Perdimos nuestra intimidad por causa de las redes sociales?
Las redes sociales sin darnos cuenta y a pesar de creernos protegidos, nos desnudan al mundo. Hoy trabajaremos con los padres y los chicos en una práctica de mirarse a los ojos sin hablar durante un minuto. En esta práctica muchos no pueden mantener la mirada porque no están acostumbrados a mirarse a los ojos, otros no aguantan y se tientan, se angustian. Se pasan días y días sin mirarse a la cara, no hay máquina que emule el abrazo. La comunicación tiene que ver con mirarse a los ojos. Poder transmitir a través de una mirada, lo que no nos permite un monitor.

Una red social es un gran escudo que nos protege de la vergüenza. Ahí nosotros podemos contar todo lo que queremos sin exponernos.

– ¿De qué forma explicamos a nuestros hijos cómo perder el miedo a comunicarse?
– Debemos enseñar a los chicos a que pierdan el miedo al contacto con el otro, el monitor es un gran escudo para la vergüenza, si me rechazan desde lo virtual no pasa nada, si me rechazan cara a cara tendré que ver que hago. El desafío es alentar a los chicos a que corran riesgos saludables, enfrentado la realidad que es comunicarse.
Tenemos que volver a darle a la palabra el valor que tiene. Ellos actualmente se catalogan como “vos sos puro teclado”, no saben hablar si no tienen el aparato en la mano. La cosa está en saber expresar un te quiero mucho y no escribir TKM.

Información Relacionada